Biografía

Hoy, Torre Pedrera, una franja de costa a pocos kilómetros de Rimini, es un complejo turístico lleno de gente, con una hermosa playa y un gran equipamiento hotelero; es un destino de turismo, especialmente para familias, procedentes de toda Europa.

Pero en los años cuarenta, Torre Pedrera todavía era una ciudad pequeña: modestas casas de albañiles, jardineros, pescadores; cuatro calles, una capilla modesta, sin sacerdote, y una escuela, poco frecuentada, porque los niños comenzaron a trabajar muy temprano.Carla Ronci vivía en esta tierra.

Mario Ronci y Jolanda Casalboni, los padres de Carla, compartieron las modestas condiciones económicas de la ciudad. Mario era pescador, Jolanda ayudaba a su suegra a vender frutas y verduras. Vivían al día.

Carla nació el 11 de abril de 1936, a las cuatro de la tarde, en la "Ayuda Materna" de Rimini y fue bautizada dos días después en el mismo hospital, como solía hacerse.Después de ella nacieran su hermana Pierina y su hermano Stefano. El nacimiento de Carla, una hermosa niña rosada y llena de salud, trajo una gran alegría a sus padres.

Carla creció sin dificultad, porque era buena y cariñosa, vivaz, abierta y comunicativa. Con los otros niños solía deambular por las calles de Torre Pedrera, la mayoría de las veces para bromeando; a menudo iba a la playa a tomar el sol o nadar.A los seis años, incluso antes de comenzar la escuela, fue admitida a los sacramentos: hizo su primera confesión, recibió la Sagrada Comunión y la Confirmación.

"Carla era una niña buena", su madre decía: "ella siempre fue buena conmigo, nunca fue mala".Su maestra la recuerda como una colegiala modelo, buena, cariñosa, inteligente, extremadamente diligente, atenta y siempre dispuesta para realizar sus deberes ... "recitaba muy bien los poemas". En el examen de quinto grado, consiguió unas buenas calificaciones, con las notas más altas de toda la clase. Con el graduado de primaria terminaron sus estudios.

En la recuperación económica de los años cincuenta, la familia Ronci también trabajó duro para mejorar su condición. Consiguieron cierta comodidad: Mario comenzó a trabajar como camionero, Jolanda abrió una tienda de frutas y verduras. Más tarde compraron un edificio, con tiendas y apartamentos, que alquilaban durante el verano.

A la edad de doce años, Carla ya era una "niña alta, desenvuelta, con voluntad, nunca se quedaba quieta, le gustaba moverse, cantar, correr y bailar". Los pasatiempos y las diversiones eran los que compartían la mayoría de las chicas: la playa, el bronceado y las largas nadadas. Pero su verdadera pasión era bailar. Ninguna fiesta pasó sin que asistiera, acompañada por los padres, a una de las muchas salas de baile del lugar. Hermosa, esbelta y sonriente, era el orgullo de su padre, quien la veía, la admirada y cortejada. Carla también se complacía de ser objeto de atención por parte de muchos jóvenes y era feliz de recibir la invitación de muchos admiradores, que deseaban bailar con ella.

A Carla le encantaba ir al cine con sus amigas: era el momento en que hablaban de sus "conquistas", charlaban y soñaban juntas: discursos frívolos pero inocentes sobre el cortejo de los muchachos, sobre las simpatías que nacían y morían dentro de una polka. La otra pasión de Carla eran las revistas: el "Gran Hotel", entonces muy extendido, con sus conmovedoras y apasionadas historias de amor que despertaron su imaginación, despertaban los sueños que toda niña lleva adentro.

Pero el baile, el cine, las revistas eran solo un momento de escape en los días festivos. En realidad, durante la semana Carla trabajaba duro, porque la familia también necesitaba su ayuda.Tan pronto como terminó el quinto grado, su madre la envió a aprender el oficio de modista. En las horas libres cuidaba una pequeña cabra que sus padres habían comprado para tener leche fresca.

En las calles de Torre Pedrera empujaba el carrito con frutas y verduras sola o con su madre, o pasaba largas horas en el mostrador de ventas, siempre amable y acogedora. Durante el verano también estuvo se comprometía como niñera: las familias en el mar o en el trabajo le confiaban a sus hijos para que se los custodiara.

En la adolescencia, Carla vivió un tiempo sin preocupaciones: se comportó como todas las chicas de su edad, manteniéndose sana e interiormente limpia.

De repente una reunión, que Carla ya había tenido, con las monjas Ursulinas, que habían abierto una guardería en Torre Pedrera, le hizo pensar que la vida se podía vivir con una conciencia completamente diferente.

Es interesante comprender con las palabras de Carla la historia de su cambio radical de vida. "Era el año 1950: veía a las hermanas Ursulinas todas las mañanas ir a misa con mucho frío en invierno y, a veces, con mucha nieve. Muchas veces miraba el jardín de infantes e incluso allí las encontraba tan reunidas y piadosas". "Siempre serenas. Tan pobres. Empecé a reflexionar: ¿pero por qué hacen lo que hacen? ¿Y para quién, si los niños son de otros y les pagan tan poco? ¿Y por qué están tan felices y tan serenas en su pobreza y su privación?" .

"Una noche, especialmente una noche concreta, apoyada contra el alféizar de una ventana ... había mucho movimiento en el pueblo ... en el brillo de mi imaginación, vi el contorno de una cara y la sonrisa de una mirada nunca antes vista. En el corazón sentí entonces una voz y una invitación: me horroricé de mi misma, volviéndome vi mis catorce años fuera de la alegría y mi futuro suspendido en el abismo. Dudé ... me propuse ... luego volví a dudar ... cerré los ojos para ver mejor dentro de mí ... volví a proponer, estableciendo límites al respecto. ¿Mañana? Sí, mañana. Mañana lo intentaré también. Llevaré algo a la iglesia para que Dios ya no me atormente con su voz: daré algo de mí para ver si es a partir de ahí que las hermanas tienen tanta alegría y tanta serenidad ". A la mañana siguiente, Carla fue a la iglesia, asistió a misa, al fondo de la iglesia, temerosa y asombrada de lo que estaba sucediendo en ella.

"¡Qué impresión! Entendía y no entendía: el mundo se abrió ante mí en su realidad. No sé si recé. Pensé mucho y en mi mente vi esa cara de la noche anterior: ¡Jesús! Era la primera vez que lloraba sin saber por qué estaba llorando ".

Le prometió al Señor que dejaría el baile por un año. "Después del Año Santo, no volví al baile, incluso dejé el cine y todo lo demás. Mi alma necesitaba algo más; tenía sed, sed de amor de Dios. Así que comencé a asistir a la iglesia y a los sacramentos con más frecuencia, encontrando en ellos tanta paz y tanta alegría ".

Para Carla no fue una elección ni fácil ni natural. El carácter fuerte y apasionado la ayudó a mantenerse fiel "por la fuerza o por amor" a las promesas que había hecho, y la idea de un juez severo Dios fue reemplazada gradualmente por la experiencia de un amor fuerte y envolvente "cuyas llamas son llamas de fuego ".

Mirando su corto pasado, dirá: "hasta los catorce años corrí frenéticamente detrás de todo lo que creía que podía llenar el vacío y la ansiedad que tenía dentro de mí: buscaba llenarme de diversión una tras otra, pero en vano ... Resistí la gracia divina hasta los últimos días de 1949 ".

Ahora se abría un nuevo camino, del cual podía ver horizontes luminosos.

Comenzó a ir a la iglesia, a confesarse, a comunicarse. El párroco le dio un pequeño evangelio que le gustaba como una novela; lo leyó y lo releyó, y a partir de ahí comenzó a pensar en un Dios bueno en el que nunca había pensado.

Fue la primera etapa de su vida espiritual. A partir de ese momento, Carla pone su vida a la luz de la fe, con la intención de no quitarle nada a la voluntad de Dios, una voluntad que busca con constancia y pureza de corazón.

Sentirse parte del plan de Dios, hizo sentir a Carla la necesidad de entregarse a los demás y dar al Dios que conocía. Fue feliz cuando el párroco le sugirió que se uniera a la Acción Católica de la parroquia como delegada "benjamines", confiándole diez niñas, a las que siguieron otras: hasta llegar a treinta. Carla entonces dirá: "Todavía recuerdo, como si fuera ayer, que las almas realmente me siguieron". En la Acción Católica, Carla enriqueció su cultura religiosa a través del estudio del catecismo; participación en reuniones y los días de estudio la abrieron a nuevos intereses y refinaron su sensibilidad, tanto que, al leer sus escritos hoy, nos sorprende que solo haya obtenido el graduado de primaria.

En su compromiso con la Acción Católica, encontró espacio su ansiedad de apostolado y donación: Carla se abrió a nuevos horizontes espirituales; se educó en colaboración abierta y activa con el párroco y otros dirigentes. Aunque más tarde encontró otras áreas de formación, Acción Católica siguió siendo el primer pilar de su estructura espiritual.

Con las monjas ursulinas, quienes con su testimonio la habían iniciado en el camino de la conversión, Carla continuó relaciones de verdadera amistad. Encontró en ellas auténticas maestras de vida espiritual, que la ayudaron con el testimonio y las palabras para responder, con conciencia y generosidad, a la llamada que sentía cada vez más urgente en su interior. Así maduró la vocación a la vida religiosa, vocación que mantuvo durante mucho tiempo en el corazón y que manifestó abiertamente solo unos años más tarde.

"Nunca antes —escribe a Madre Dositea Bottani— había sentido con tanta fuerza el deseo de entregarme completamente a Dios y vivir en la quietud de un convento, lejos de este mundo tan malo".

Este no era su camino. El Espíritu entonces la llevará a descubrir su verdadera vocación como persona consagrada laica en el mundo. Sin embargo, continuó cultivando su vocación religiosa, siempre en contacto con las hermanas, quienes le propusieron un programa serio de compromisos, que involucrasen plenamente todos los aspectos de su vida diaria. Carla se atendió a ellos escrupulosamente, no sin trabajo duro y sacrificio, porque era muy exigente, ciertamente más adecuado para una monja que para una joven que vivía en el mundo. Pero Carla sacó mucho provecho de este reglamento.

Para recorrer de manera más segura el camino que había tomado, sintió la necesidad de un director espiritual al que pudiera exponer sus dudas y aspiraciones, con quien pudiera hablar de su elección a tomar, para confirmar que estaba en la voluntad de Dios. Escogió a su párroco Don Napoleone Succi y confió en su guía paterna.

A los diecinueve años, Carla se había convertido en una auténtica belleza: alta, con rasgos regulares, naturalmente elegante en sus actitudes. Ojos y cabello oscuro. Tenía una mirada penetrante: sus espléndidos ojos parecían entrar en el corazón de quienes los miraban. La inteligencia era viva, rápida e intuitiva; de palabra fácil y apropiada. La robusta constitución física y la extraordinaria resistencia a la fatiga ayudaron al temperamento dinámico y activo, que siempre la llevó a buscar iniciativas nuevas y fructíferas. El 20 de octubre de 1956, con el permiso de su confesor, hizo voto de castidad. De esta consagración a Dios, su feminidad emerge transfigurada, una explosión gozosa de plenitud de vida. En su diario escribirá: "La feminidad es una propiedad que conquista y atrae; la feminidad del alma consagrada a Dios debe ser tan dulce y dulce que atraiga a todos hacia sí misma y luego conduzca al Señor ... Estoy feliz de ser mujer, porque el Señor le dio a la mujer el don de la inteligencia intuitiva y es tan hermoso intuir las necesidades de los demás, ser una comprensión maternal ... "La modelo es María santísima. "La feminidad debe ser como la de la Virgen: pura y casta".

Desde 1950, el año de su conversión, Carla decidió ofrecerse como víctima de expiación y propiciación para la santificación de los sacerdotes. ¿Qué la llevó a esta donación? Carla había percibido la grandeza del ministerio sacerdotal y su importancia para la vida de la Iglesia.

Escribirá en una carta de 1969 al Padre Marcelino Pasionista: "Es en Él donde encuentro la verdad; es en Él donde encuentro la fortaleza. En Él encuentro sobre todo a Jesús. ¿Y ofrecerse a Jesús le parece poco?". Y sigue en la misma carta: "... para mí, el sacerdote es un hombre sin corazón propio porque solo tiene los sufrimientos y la angustia de los hombres, sus hermanos, y en su corazón late el corazón de Cristo; un hombre sin intereses y perspectivas, porque las suyas son las de Jesús, sin inteligencia y sin una palabra suya porque todo lo que piensa o dice, todo en él trae de vuelta el pensamiento y la palabra de Jesús ". Desde el hospital de Bolonia, ahora socavada por el mal y plagada de sufrimientos atroces, todavía escribe: "Señor, solo tengo este corazón mío que está lleno de ti, que eres el infinito. Esto te lo ofrezco por tus sacerdotes. Aquí está toda mi vida. Si quieres una víctima de reparación por sus caídas, por sus infidelidades, por lo que no hacen y deberían hacer, por lo que hacen y no deberían hacer, Señor, por ellos me ofrezco víctima, dispuesta a hacer cualquier cosa, todo, pero no nos falten tus sacramentos, porque el sacerdote es un sacramento tuyo, Señor, que sea puro y honesto como tú lo quisiste ".

Carla escribió mucho. Un largo diario, numerosas cartas, incisivos, pensamientos. A través de sus escritos podemos seguir su viaje espiritual y la singularidad de su experiencia de fe. De sus escritos emerge su relación con Dios, su oración, las motivaciones profundas de su acción. Y también podemos ver rasgos de una auténtica experiencia mística, llena de ardientes impulsos de amor por Jesús, momentos de contemplación inexpresable, de gozo profundo incluso en el dolor, de certeza de la presencia viva de Jesús en su corazón, de diálogos con Jesús llenos de Confianza y abandono. ¿De dónde le vino Carla, una espiritualidad tan rica y teológicamente fundada, simple, pero lejos de pequeñas devociones? Fue su comunión con Dios lo que la ayudó a penetrar con intuición, a comprender y vivir los misterios de Dios, al nivel de la experiencia contemplativa.

Carla amaba apasionadamente a Cristo con un amor incondicional y sin cesiones y lo sentía presente en su interior. Fue este amor lo que le dio la capacidad de llegar a un conocimiento interno, lo que la transformó y la hizo pasar a la parte del objeto amado, para convertirse en uno con Él.

Así es como se expresa. "Tengo tanta paz en mi corazón y el simple pensamiento de que poseo a Jesús me hace sentir tanta alegría que en palabras no se puede explicar". "Estoy feliz de estar en manos de Dios y de ser tan amado por él".

La alegría siempre le acompaña, incluso cuando parece que el mundo cae sobre ella o cuando llora o confía sus penas al diario, porque en ella es un don del Espíritu Santo.

No es solo la alegría que proviene de estar en armonía con la naturaleza o del encuentro y la comunión con los demás, sino que es la alegría que proviene del hecho de que su alma entra en posesión de Dios, conocido y amado como el bien supremo e inmutable. Los que viven en el Espíritu encuentran alegría en su viaje: alegría en la vida, alegría en el amor, alegría en la pureza, alegría en el trabajo, alegría en el servicio, alegría en el sacrificio.

Carla posee esta alegría completa y profunda y la extiende en los corazones de sus hermanos.

La alegría le da a su corazón una apertura al mundo y la lleva a una comunión cada vez más universal. Porque la alegría "que viene de Dios es una dilatación del corazón; la alegría no es goce". "El alma en la gracia de Dios vive en alegría, porque todo le sirve para darse, amar, remendar, dar gracias".

Solo un pensamiento podría quitarle la alegría: "Estoy feliz y esta felicidad solo podía quitar la certeza de que Dios ya no era misericordioso: el único pensamiento de que Dios es amor y misericordia me da tanta alegría y confianza". Y de nuevo: "Estoy feliz de ser", "La vida es bella", "Yo también soy feliz", "La vida es maravillosa", "Vivo con alegría".

Además de su intensa actividad en Acción Católica, Carla se permitió participar en el cuidado pastoral de la parroquia, enriqueciéndola con su presencia y sus propias iniciativas. Comenzó animando la liturgia, para que todos pudieran entenderla y seguirla. Junto con las monjas, se ocupó de la iglesia, desde los pisos hasta los muebles y la ropa. Atenta al tiempo libre de los niños, organizó y dirigió visitas parroquiales; dio a vida a un carnaval y un festival de canto para niños; también fue la animadora del teatro parroquial, en el que actuó con gran pasión. Abrió una especie de pre-seminario, con el nombre de "Cenáculo de los pequeños", para despertar vocaciones sacerdotales, misioneras y religiosas.

Animó la jornada de los misioneros, se encargó de la difusión de la prensa católica y mantuvo actualizada la biblioteca de la parroquia. Abrió una pequeña sala de cine en las instalaciones de la parroquia, para que los niños solo pudieran ver películas adecuadas para su edad. El párroco le confió todos los informes parroquiales; también realizó cursos previos al matrimonio para parejas comprometidas. En todos los campos del apostolado, todo lo hizo con pasión y entusiasmo, siempre involucrando nuevos colaboradores.

Después de su muerte, el párroco dijo: "Perdí mi mano derecha, no solo por el trabajo material, sino sobre todo por la edificación de la parroquia".

En octubre de 1965, el párroco le dio el grupo "Aspirantes". Carla escribe en su diario: "Siento toda la responsabilidad que he asumido, aceptando. Si pienso en mi poca fuerza, me siento desanimada de inmediato. Pero después de todo, ¿qué hacer? ¿Necesitan ayuda las niñas y por qué negarselo?" Poco a poco, Carla puso en práctica un método de trabajo y catequesis que se basaba en ciertas convicciones sugeridas por el contacto continuo con las niñas, pero sobre todo por ese equilibrio interno saludable que estaba en Carla fruto de su riqueza humana, pero también de un don del Espíritu Santo.

Un método no estudiado en libros pedagógicos, pero dictado por el corazón y en la base del cual estaba el amor; un amor ajeno a las efusiones y el sentimentalismo, un amor fuerte y generoso, que la puso al servicio de las niñas, para hacerlas crecer en virtudes humanas y cristianas. "Sí, realmente creo que una buena manera de ayudar a nuestros adolescentes es: amarlos mucho, inspirarles confianza, escuchar todo lo que digan sin cansarse y, sobre todo, no escandalizarse por nada; mostrar interés también en las cosas más insignificantes".

"Jesús, te los confío a todos: los conoces uno por uno; conoces sus necesidades y puedes hacer mucho por ellos; todas nuestras niñas deben volverse buenas: deben convertirse en santas".

La entrevista personal era solicitada espontáneamente por las niñas y Carla lo aceptaba porque sentía que la acción educativa no está completa a menos que se establezca una relación personal auténtica. Intentó comprender a cada niña, descubrir sus características, resolver sus problemas, hacer surgir sus potenciales, crear confianza en sí mismas y descubrir el significado de su vida.

Su fuerza educativa estaba sobre todo en el testimonio de la vida. Las chicas vieron en ella un modelo en el que identificarse, sintieron la plenitud de la vida, no un entusiasmo superficial, coherencia con los principios que profesaba. Carla, por su parte, tuvo cuidado de no presentar el cristianismo como la mortificación de la belleza y la alegría de vivir, como un freno a la plena realización de la personalidad.

Por esta razón, cuidó mucho su apariencia externa: se vestía a la moda, iba a la peluquería todas las semanas, usaba un perfume ligero. "Me visto con modestia y elegancia y trato de hacer que las almas comprendan, con mi vida, que el cristianismo no es una cruz sino una alegría".

El 19 de agosto de 1957, con el permiso del director espiritual, hizo voto privado de pobreza. Al separarse de todas las cosas materiales, se siente más libre para vivir en la voluntad de Dios, "en medio de las comodidades de la vida, como en la miseria más miserable", de perder la vida para encontrarla en el don de uno mismo para los demás. De ahora en adelante, todo lo que posee no es suyo, sino de los pobres; de todo ella es simplemente una administradora generosa. De hecho, Carla está convencida de que hacer un voto de pobreza sin amor y compartir con los pobres sería una complacencia inútil para uno mismo y una búsqueda estéril de la santidad. Por esto expresó un amor incondicional por todas las personas, en el cual encontró el rostro de Cristo para amar y servir. No es sorprendente que Carla se haya convertido, para Torre Pedrera, en el alma de toda actividad caritativa.

Para Carla todos eran importantes: el niño, el viejo, el enfermo, porque sabía cómo ver a la persona de Cristo en todos. Era muy atenta y se preocupaba por los enfermos: a menudo los visitaba en el hospital y en casa e instaba a las hermanas a hacer lo mismo.

Para ayudar a los pobres, se guardó para sí lo que ganaba con el trabajo de costura, al que se dedicaba después de la cena, después de haber trabajado todo el día en la tienda de frutas y verduras. Asumió muchas situaciones dolorosas que logró resolver con grandes sacrificios personales.

Desde 1950 había concebido la idea de ingresar al noviciado de las monjas ursulinas. Durante ocho largos años mantuvo su propósito en su corazón y se preparó espiritualmente, con la ayuda de las hermanas y poniéndose en correspondencia con la Madre General. Pero también fueron años difíciles, porque desde el momento en que manifestó a los padres, a los amigos y a la parroquia su firme intención, encontró una fuerte oposición en todos, pero sobre todo del padre. Aún y determinada como estaba, todo lo que le quedaba era el camino de "la fuga", que ella organizó en secreto para todos, con la complicidad de su madre y de las hermanas.

En la mañana del 3 de febrero de 1958, con angustia en su corazón, en el automóvil, se enfrentó al largo viaje a Scansorosciate de Bergamo, sede del noviciado de las monjas Ursulinas.

Esperaba que con este gesto su padre estuviera convencido. No fue así. En los pocos meses que pasó en el noviciado siempre la atormentaban las visitas y cartas de su padre, que quería llevarla a casa. Sin embargo, siempre con una sonrisa en los labios, cumplía todos los deberes de las novicias con precisión y alegría, sin dejar que el dolor brillara. Tenía la estima de todos, superioras y hermanas. Para Carla fue un período fructífero para su formación espiritual. "¡Debo ser fuerte, debo ser generosa! Entré al convento para amar más al Señor, para ser todo suyo ... así que nada debe detenerme". Pero una mañana, la Madre Superiora, al ver que la insistencia de su padre no cesó, la llamó y le dijo: "Hija, este no parece ser su camino. Regrese a casa donde tantas almas te esperan. La santidad la podrás encontrar en el mundo ". Carla regresa a casa más rica en gracia, refinada por el sufrimiento e iniciada en una apertura a gran escala en el apostolado. "Ahora sé lo que debo hacer para ser toda tuyo y, a cualquier precio, intentaré mantenerte fiel ... Hubiera sido demasiado fácil acudir a Dios de esa manera".

Al regresar a la casa, Carla reanudó su trabajo con valor en Acción Católica y en el apostolado en la parroquia y entre los pobres. Pero siempre vigilante y cuidadosa para entender la voluntad de Dios."¿Qué está pasando en mí? ¿Por qué me siento tan extraña e insatisfecha con mi nueva vida? ¿Qué quieres de mí, Señor? ¿Cuándo sabré con seguridad dónde quieres que te sirva?".

En septiembre de 1960, conoció a Teresa Ravegnini y, a través de ella, al instituto secular "Ancelle Mater Misericordiae" de Macerata. Leyó el Estatuto detenidamente. Además de una propuesta radical de amor por el Señor, a través de los votos de pobreza, castidad, obediencia, Carla se sorprendió por el hecho de que se le pedía a la Sierva un apostolado de presencia y testimonio para ser una elevación de las realidades temporales, permaneciendo en el mundo. Carla entendió que este era su camino, que en ese estatuto toda su vida estaba contenida y todo lo que ella intuía laboriosamente. Inmediatamente participó en los ejercicios espirituales en la Casa Macerata y en 1961 solicitó ingresar al Instituto.

"¿Pero quién hubiera pensado que tenía que terminar así? - escribirá en su diario -. Ahora cumplo mis sueños haciéndome consagrar en un instituto que tiene a sus hijas en el siglo ... Señor, gracias por haber sido tan bueno conmigo".

En el pequeño mundo de Torre Pedrera, Carla eligió vivir su vida como laica consagrada. Allí sintió que estaba respondiendo plenamente a su vocación de combinar el amor de Dios con el amor del mundo, dando testimonio de cómo todas las realidades terrenales y las actividades humanas, a pesar de su verdadera autonomía, pueden consagrarse gracias a la acción del Espíritu, convertirse en un instrumento de santificación. Carla no siente desprecio por el mundo, porque ha elegido vivir inserta en el mundo: en la historia de su país, su parroquia, su familia, su instituto. Ama su pequeño mundo en el que hay pecado y gracia, como en el campo del evangelio del trigo y la cizaña, y en él trabaja para que siempre lleve buen trigo. Su actitud hacia el mundo es la actitud del contemplativo, que sabe comprender el significado de las cosas y los eventos y sabe verlos en un diseño más amplio, en el que todos los detalles adquieren su significado en Cristo. Por lo tanto, es conducida a la acción y sabe cómo fusionar acción y contemplación.

Carla Ronci, la joven exuberante romagnola, dinámica activa, amigable, siempre sonriente, con múltiples compromisos eclesiales, caritativos y sociales, era contemplativa: su monasterio eran los caminos del mundo, entre la gente, entre los pobres.

Leemos en su carta: "Hoy el Señor necesita testigos que lo hagan sentir, más que con sermones, con su propia vida y su propio ejemplo. Hoy el apostolado debe convertirse en un testimonio personal de la doctrina vivida".

"Solo por él me comprometo a que mi vida sea un testimonio vivo, donde quiera que esté y haga lo que haga". Contemplativo en acción es la originalidad de la experiencia cristiana de Carla.

"En comunión recibo a Jesús para hacerlo vivir en mí y para mí: Jesús, quiero vivir de ti; debes revelarte a los demás a través de mi pobre vida".

La misa y la comunión diaria constituyeron el momento más alto de su día y siempre en primer lugar en los propósitos de sus programas de vida. La intimidad con el Jesús Eucarístico fue para Carla la contemplación de la presencia real de Jesús que "sintió" de una manera extraordinaria.

Carla disfruta de la presencia de Cristo como un regalo incalculable pero, cuando siente que el mundo que la rodea vive en el signo de la injusticia, de la pobreza,del pecado, la Eucaristía se convierte en la fuerza que sostiene su trabajo de apostolado, de redención, de testimonio. Carla entendió que la Eucaristía requiere un compromiso serio con la comunidad, porque es sobre todo comunión, y requiere un servicio radical y total a los hermanos hasta el don de la vida. Vive la Eucaristía a la luz del Espíritu Santo, apoyo de su compromiso de servir a los hermanos. Parafraseando las palabras de Pablo a los Gálatas, dirá: "Ya no soy yo quien vive, sino que es Jesús quien vive en mí".

Los primeros síntomas de la enfermedad se manifestaron en agosto de 1969, con un fuerte cólico en el hígado. No se preocupó demasiado, pero con la aparición de dolor en el hombro, fiebre y tos persistente, tuvo que ir a otra visita al dispensario antituberculoso. El médico declaró claramente que se trataba de un cáncer de pulmón y recomendó la hospitalización en una clínica en Bolonia. ¿Cómo reaccionó Carla? "El buen Señor me está probando con una enfermedad que creo es decisiva para mi misión. Tengo mi crucifijo delante de mí y, mirándolo, todo se vuelve fácil. Estoy lista para cualquier disposición. Sé bien que el sufrimiento no viene de él, pero la alegría sí, y de esto tengo tanto, que el resto no cuenta ". "¿Ves? Tengo la sensación de que Jesús se está separando de la cruz para dejarme su lugar. Realmente creo que quiere que me crucifiquen, porque sabe que para mí sufrir con él es una alegría".

En la mañana del 21 de enero de 1970, en automóvil, acompañado por su madre y su cuñado, se fue a Bolonia, ya probada por el mal y al extremo de la fuerzas físicas y morales.

En el hospital, comenzó para ella un largo calvario de análisis clínicos y pruebas, lo que aumentó su gran sufrimiento. Pero no quería mostrar sus sufrimientos a otros para no entristecerlos; recibió muchas visitas de amigos y familiares siempre con una sonrisa en los labios. Le escribirá al padre espiritual: "El corazón en pedazos y la sonrisa en los labios: aquí está nuestra misión de estos días ...".

"Coraje, padre, ahora lo más ha pasado; Jesús no puede pedir más porque no tenemos nada más que dar ... Mi lema es siempre el mismo: por Jesús y por las almas: ¡y qué fuerza me viene de esta intención y de esta unión! ... A pesar de todo, el miedo es tan grande ... Siento un gran deseo de dar, ofrecer, amar y siento que a pesar de todo la vida es maravillosa ".

Cuando su fuerza se lo permitió iba a visitar a otros enfermos, consolarlos y ayudarlos: cuando sus familiares y amigos les traían fruta o dulces, ella quería que se distribuyeran primero a las personas enfermas que no tenían a nadie que los visitara.

A mediados de marzo, Carla empeoró dramáticamente. El cáncer de hígado ahora se había extendido a los pulmones. No quedaba nada por hacer. Los médicos aconsejaron que la llevaran a morir a su casa. En la mañana del 1 de abril, una ambulancia la llevó a la Clínica "Villa María" en Rimini, donde los familiares pensaron que recibiría una asistencia más adecuada. Gracias a la gravedad de la situación, el capellán de la Clínica fue llamado a la mañana siguiente; junto a ella estaba su amiga Teresa, su cuñado Benito, un padre pasionista y el párroco Don Succi. A las 4 de la tarde se le administró la extremaunción, que recibió con gran devoción, siguiendo el ritual con una mente clara y respondiendo a las oraciones. Después de pocas palabras, intercambiadas con los allí presentes, sonrió y con un susurro dijo: "Aquí viene el esposo", y murió sin un ruido, sin un lamento, inclinando la cabeza sobre las manos unidas en oración. El médico y la enfermera que la habían asistido, se echaron a llorar y dijeron: "Ha muerto una santa". Eran las 17.05 horas del 2 de abril de 1970.

 

Ahora Carla descansa en la iglesia en Torre Pedrera, en una hermosa urna de mármol, que es el destino de una peregrinación continua.

El Santo Padre, habiendo reconocido la naturaleza heroica de sus virtudes, lo proclamó venerable el 7 de julio de 1997.

Galería

SUBIR